Senderistas de toda España se movilizan contra la posible prohibición de transitar por caminos públicos

Publicado en Noticias

Fuente: CRONICANORTE

Senderistas de toda España se han movilizado a través de una plataforma en Internet. En tan solo una semana se han alcanzado más de 80.000 firmas para que el Ministerio de Medio Ambiente tenga en cuenta a este colectivo en la futura Ley de Montes.

El colectivo de los cazadores intenta presionar al Ministerio de Medio Ambiente para que se prohíba el transito por caminos públicos al resto de ciudadanos cuando se realicen batidas o monterías. El monte y la naturaleza es de todos los ciudadanos, es un derecho universal el disfrute de la misma y así también esta amparado en la Constitución en su articulo 45. La futura ley podría incluir sanciones de hasta 1.000 euros por caminar por estos espacios durante la celebración de monterías.

 

El disfrute de la naturaleza es un derecho universal, que además esta recogido en la Constitución Española en su articulo 45. Hasta ahora el equilibrio entre cazadores y el resto de colectivos que usan el monte era muy delicado. Aunque la ley obliga a señalizar las monterías en los accesos a los caminos públicos, “que no a prohibir”. El día a día imponía una triste realidad. El montañero o senderista no sabia con antelación donde se iban a realizar dichas monterías o batidas, porque no se informan con antelación y tocaba darse la vuelta o no, muchas veces después de caminar bastantes kilómetros y haber organizado una excursión a bastante distancia del lugar de residencia.

La petición de los Senderistas se resume en estos puntos:

A través de la plataforma “Senderismo por España” en la que están reunidos distintos clubs, asociaciones y montañeros y senderistas de por libre, se ha resumido en 7 puntos la petición genérica de las firmas para el Ministerio:

1º Los firmantes de esta campaña somos tan variados y diferentes como la flora y fauna de esta península, pero tenemos en común que realizamos nuestra actividad deportiva o recreativa en la naturaleza y queremos disfrutar de ella sin peligros y con los mismos derechos que el resto de los ciudadanos.

2º Algunos grupos o simpatizantes de la caza, están difundiendo ciertas ideas y lanzando informaciones que no se atienen a la realidad. Esto no es una confrontación, es solo una petición de derechos. Una petición para hacer cumplir la Constitución. El argumento económico del impacto de la caza es inferior al mismo impacto económico en el sector turismo de millones de senderistas y excursionistas a las zona naturales de nuestro país. No hay que echar un vistazo a las cifras del sector de turismo rural.

3º Senderistas, ciclistas y montañeros sabemos que hay que valorar con prudencia el atravesar un camino que atraviesa una montería por el peligro que conlleva hacerlo, pero estamos muy cansados de “no saber” ni cuando, ni donde se realizan.  Sabemos que la realidad es encontrarse de vez en cuando alguna señal anunciándola, muchas veces en mitad de un collado o en una pista forestal o sendero -cuando ya se llevan kilómetros caminados desde la localidad cercana- Esto, supone darse la vuelta, a veces sin posibilidad de alternativa viable más allá de perder la mañana, o exponerse al peligro. A veces te fastidian el fin de semana si te has trasladado lejos de tu casa.

4º Se esta difundiendo la idea de que las monterías se realizan una vez al año en el mismo terreno. Desde el punto de vista legal, debería ser así. Pero la realidad dista mucho de la teoría. Bajo la denominación de “batidas” para el control de la fauna, se están realizando monterías encubiertas, no solo más de una vez al año, sino bimensuales y en fines de semana. Esto es una realidad, por poner un ejemplo en el Parque Nacional de Guadarrama tanto en el valle de Lozoya como en el puerto de la Morcuera, donde este otoño invierno se han celebrado varias batidas en las mismas manchas de monte “no en un año, en un par de meses”  y en zonas donde los fines de semana, no solo van senderistas, sino familias con los críos a tirarse en trineo…

5º Creemos que para que exista un equilibrio entre los colectivos afectados, las manchas o zonas de monte para realizar dichas monterías deben tener una extensión suficiente para la practica de la caza, pero deben respetar los caminos, sobre todo cuando estos son importantes como los GR, PR , conexiones y cruces de caminos.  Para ello sugerimos a las distintas federaciones y administraciones  que lleguen a acuerdos para realizar unos mapas acordes con la compatibilidad de las distintas actividades.  El consenso es importante y necesario, la imposición y la prohibición no son buenos caminos a tomar.

6º Es muy importante que exista una forma para averiguar con antelación, dónde y cuándo se van a producir dichas monterías, pero eso no quiere decir que con informar ya damos vía verde a prohibir… Insistimos, esa no es la vía.  Aunque sería posible hacerlo online, ello requiere de una coordinación inmensa, tiempo y un gasto considerable. También hay que tener en cuenta que esas monterías se suelen producir en el entorno de la sociedad rural donde el mundo digital todavía es poco accesible por las conexiones. Además no es lo mismo enviar un Whatsapp que manejar cartografía online.

Con todos mis respetos:  ¿Quien realizará día a día esa información digital dominando a la perfección las capas de mapas del SIGPAC u otro mapa on-line a escala 1:50.000 para dibujar con precisión donde se produce la montería? Pensamos que ese trabajo requiere de una formación esencial y sobre todo de un conocimiento exhaustivo de la geografía local a esa escala.  No se trata de conocer el monte…Se trata de saberlo identificar y plasmarlo en un mapa  ¿Quien lo haría?

7º Lo importante de esta petición de firmas, que ya alcanza una cifra muy considerable en tan solo una semana, es que ha sido una reacción natural de ciudadanos que practican deporte al aire libre. También queremos que  sepas que no hay partidos ni ninguna organización política detrás.   Las redes sociales nos comunican y nos unen y muy pronto esas miles de voces van a llegar al Ministerio, con respeto pero con fuerza.

Petición de firmas en CHANGE.ORG