Conclusiones de las Vlll Jornadas en Defensa de los Caminos Públicos de Rascafría

 A las jornadas celebradas en el Albergue Juvenil Los Batanes en el municipio de Rascafría, Madrid, durante los días 6, 7 y 8 de diciembre, han asistido, desde diferentes comunidades autónomas, representantes de colectivos defensores del libre acceso a los caminos públicos, llegando a las siguientes conclusiones:

  • 1.- Como en anteriores Jornadas, hemos realizado una valoración de la situación general del cierre de los caminos públicos y la evaluación, salvo excepciones en algunos municipios, no sólo no se soluciona, sino que el cierre va en aumento de forma descarada por parte de los propietarios de fincas particulares.

Manifiesto sobre el cierre de caminos públicos Rascafría 2014

Los caminos públicos que hasta hace poco se venían utilizando para el movimiento de personas, ya fuera a pie, carreta o sobre animales, se han ido sustituyendo para ese fin por modernas carreteras. Aquellos antiguos caminos iban quedando en el olvido.
Sin embargo, en las últimas décadas una nueva cultura del ocio ligada a una mayor cercanía con el medio ambiente ha hecho que se despertara de nuevo el interés por estos viejos caminos, que aún subsisten en la memoria de nuestros mayores y en la documentación, y que por ley son de dominio público.
Esto choca con la propiedad privada de gran parte de la tierra, y con propietarios que no quieren que nada interfiera con su propiedad, o bien porque piensan que pueda perjudicar a su aprovechamiento, especialmente en los grandes cotos de caza mayor, o bien simplemente por un exacerbado sentido de la propiedad. En muchos casos estos propietarios prescinden de toda legalidad y cierran caminos públicos y vías pecuarias.
Los ayuntamientos tienen la obligación de inventariar, proteger y mantener abiertos al uso los caminos públicos de su término municipal.

Agreden al portavoz de Ecologistas en Acción en Abarán y miembro de la PICP cuando hacía fotos en un camino público

El activista fue asaltado al inspeccionar una zona de vertidos ubicada en el camino público de la Rambla del Moro

El portavoz de la organización Ecologistas en Acción en Abarán y el Valle de Ricote y miembro de la Plataforma Ibérica por los Caminos Publicos (PICP), H. Q., sufrió en la tarde del pasado jueves una agresión, acompañada de coacciones, cuando se encontraba inspeccionando una zona de vertidos situada en un camino público de la Rambla del Moro, en el término municipal de Abarán, Murcia según se recoge en una publicación del diario local Abarán día a día.

Fuente: La Opinión de Murcia

Algunas de las heridas localizadas en la espaldaEl presunto agresor, vecino de Abarán, de 39 años, que, al parecer, inicialmente negó los hechos, fue detenido por la Guardia Civil y puesto a disposición judicial, según expone el citado medio de comunicación. Posteriormente, y tras la celebración de un juicio rápido, el agresor fue condenado a cuatro meses de cárcel por un delito de coacciones, a una multa de 120 euros por una falta de lesiones, y a indemnizar al agredido con la cantidad de 690 euros en concepto de responsabilidad civil.

La PICP denuncia la corrupción sobre los Caminos Públicos

La Plataforma Ibérica por los Caminos Públicos (PICP) está formada por un grupo de asociaciones, grupos deportivos, ecologistas y personas a título personal, cuyo objetivo principal es la reivindicación del libre paso por los viales públicos (vía pecuaria, camino público, servidumbre de ríos ... ) cuya custodia y obligación, son competencias de las administraciones. Este patrimonio público de todos, está pasando a manos privadas, con cierres sistemáticos de caminos, impidiendo el libre paso de los ciudadanos para realizar cualquier actividad ( andar, pasear, realizar deportes al aire libre,etc...). Ante esta vulneración de derecho recogido en nuestra constitución,

Cierre de caminos públicos

María José Esteso Poves, periodista, miembro del colectivo editor del periódico Diagonal. Revista El Ecologista nº 81.

Los terratenientes se apropian de este patrimonio común con una gran impunidad.

Los caminos públicos están siendo expoliados. Los nuevos terratenientes han trasladado su dinero a los pueblos y se han hecho con grandes extensiones de terreno para convertirlos en cotos de caza. Cierran el campo con alambradas y también los caminos públicos, patrimonio de todos.